NEUROTRAINING CENTER

 

6474747 - 314 4847000 - info@neurotrainingcenter.com

TRATAMIENTO NEUROTECNOLÓGICO PARA EL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON Y SIN HIPERACTIVIDAD

 

Neurofeedback está siendo utilizado en niños y adultos con déficit de atención en muchos lugares del mundo demostrando una alta efectividad, Hay unos 8.000 o más profesionales que proporcionan a los niños con TDAH Neurofeedback alrededor de los EE.UU, sus resultados han sido tan contundentes que se ha implementado en los sistemas escolares en Estados Unidos y Canada.

 

AUMENTA POTENCIALMENTE LA VELOCIDAD DE APRENDIZAJE

 

AUMENTA TU ATENCIÓN, CONCENTRACIÓN, MEMORIA, COMPRENSIÓN LECTORA, EXPRESIÓN VERBAL Y ESCRITA.

 

 

Tratamiento de última generación que combina la neurociencia y los últimos avances en  neurotecnología para mejorar la calidad de vida.

Es un proceso no invasivo y libre de medicamentos.

 

NEUROFEEDBACK + INTEGRACION NEUROSENSORIAL + TERAPIA DE CONDUCCIÓN OSEA + RETROALIMENTACION AUDITIVA + ARRASTRE AUDIOVISUAL + ACTIVACIÓN METABÓLICA

Las neuronas de nuestro cerebro se comunican mediante ondas cerebrales, estas ondas tienen diferentes velocidades según lo que estamos realizando durante las 24 horas, cuando se presentan dificultades en el aprendizaje, bajos niveles de atención, concentración y memoria, es un indicador de que la actividad eléctrica cerebral está en desregulación, algunos cerebros producen exceso de frecuencias lentas propias del sueño y los estados de relajación en momentos en donde se debe estar enfocado y atento generando una lentificación de los procesos cognitivos, otros cerebros producen actividad rápida en exceso generando hiperactividad, ansiedad, trastornos del comportamiento lo que también interfiere directamente en el aprendizaje efectivo.

1. NEUROFEEDBACK es una técnica de entrenamiento cerebral que se basa en la biorretroalimentación, se mide la actividad eléctrica que se transmite entre las neuronas de nuestro cerebro por medio de un mapeo cerebral para hallar patrones en desregulación que se asocien a la sintomatología del paciente, se realiza una programación personalizada del software de neurofeedback y este mediante retroalimentación visual y auditiva según la medición de ondas cerebrales en tiempo real regula esta actividad eléctrica y se eliminan los síntomas.

2. INTEGRACION NEUROSENSORIAL: Mediante auriculares de medición de ondas cerebrales es posible analizar la efectividad del aprendizaje, estos auriculares detectan los niveles de atención, concentración, autocontrol y relajación, mediante diferentes videojuegos que son controlados por estos auriculares el paciente debe aumentar cada una de estas  habilidades e integrarlas para poder cumplir el objetivo del juego y pasar al siguiente nivel, lo que estimula el aumento potencial de estas habilidades. Además, también se usa para medir la efectividad de un proceso de aprendizaje, mientras el paciente realiza diferentes actividades cognitivas un software lo mide en tiempo real para saber que tan efectivo es el proceso, un buen nivel de efectividad permite absorber más y retener más. Esta técnica que integra y organiza todas las sensaciones que experimentamos de nuestro propio cuerpo y del exterior y nos permite generar una respuesta adaptada a las demandas del entorno.

3. TERAPIA DE CONDUCCIÓN OSEA: Nuestro cuerpo tiene otra manera fascinante de procesar el sonido y es por medio de la vibración de los huesos de nuestro cráneo. Cuando nuestros huesos vibran, el sonido se envía directamente al nervio vestíbulo coclear del oído interno. Esta vibración también produce impulsos nerviosos que envían un mensaje al cerebro. Es lo que llamamos conducción ósea. En la terapia de conducción ósea se fortalecen las conexiones neuronales que activan el lóbulo frontal del cerebro el encargado de los procesos de atención y concentración, con pocas sesiones se obtendrán excelentes resultados.

El oído también ejerce un papel primordial en nuestra capacidad de controlar nuestros movimientos, nuestro equilibrio y nuestra orientación espacial. Esta es la función principal del "vestíbulo" del sistema auditivo. Al estimular directamente este órgano, se contribuye al desarrollo de la motricidad fina, la cual tiene un papel esencial sobre la producción del gesto vocal y la escritura. Lo que genera cambios potenciales en lenguaje hablado y escrito.

4. RETROALIMENTACIÓN AUDITIVA: Una recepción clara y un procesamiento eficaz de los sonidos incrementan la capacidad de comprender las palabras, las frases y los párrafos. El uso repetitivo de la voz estimula el cerebro ya que activa las áreas de la cóclea que conectan a través del canal auditivo con la memoria verbal y a corto plazo. Con la retroalimentación auditiva se activan los canales auditivos del cerebro y se tiene un acceso más fácil a la memoria. La conciencia fonológica es la habilidad de manejar conscientemente los sonidos fundamentales de la propia lengua para formar una cadena de sonidos articulados. La competencia lectora depende en una gran medida de la conciencia fonológica que, a su vez, es un pre-requisito para el acceso a la lectura. La retroalimentación auditiva mejora la conciencia fonológica, mejorando también la expresión verbal.

3. ARRASTRE AUDIO-VISUAL(AVE):

Es un subconjunto de estimulación cerebral que usa destellos de luces y pulsos de tonos que guían al cerebro a diferentes estados de ondas cerebrales. De acuerdo al mapeo cerebral del paciente se analizan las ondas cerebrales que se producen en menor proporción de la deseada y se le entrega un juego de pistas con las que se entrena el cerebro del paciente en diferentes horas del día. En los pacientes con dificultades de aprendizaje se les recomienda escuchar estas pistas cuando realizan tareas cognitivas para aumentar el rendimiento.

NEUROFEEDBACK Y TDA-H

 

Cuando determinamos el funcionamiento neuropsicológico analizando el comportamiento observable de un sujeto, deducimos a partir de éste el funcionamiento real del cerebro.

La corteza prefrontal se encarga de la función ejecutiva: cómo planificar una acción, iniciarla, regular si se está haciendo mal o bien, darse cuenta de los errores y corregirlos, ver si se está siguiendo un plan, evitar distracciones por estímulos irrelevantes, rechazar interferencias, ser flexible si las circunstancias cambia, y ser capaz de acabar una acción iniciada.

Cuando observamos la conducta de los niños y adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), observamos que comenten errores en estas áreas y presentan dificultades a la hora de realizar la mayoría de estas acciones. Esto se debe a que el funcionamiento cerebral de los afectados con TDAH está caracterizado por una menor actividad funcional en la córteza frontal y prefrontal responsable de estas acciones.

Al presentarse esta función deficiente en estos circuitos frontales, el cerebro compensa activando otras zonas (zonas emocionales, zonas motoras), lo que hace que el procesamiento de los datos sea defectuoso.

 

El entrenamiento con Neurofeedback enfocado en el déficit de atención se desarrolla en 4 pasos. El primer paso consiste en entrenar la corteza frontal y prefrontal, logrando que se produzca una mayor actividad eléctrica, reforzando la producción de ondas medias y rápidas e inhibiendo la predominancia de ondas lentas, mejorando de este modo todas las funciones ejecutivas, como la atención, la planeación, el control de la conducta, el enfoque, la memoria de trabajo, la motivación, la modulación de las emociones, entre muchas otras.

El segundo paso del tratamiento es equilibrar la actividad eléctrica en las zonas motoras de la corteza cerebral, para asi reducir la sintomatología de la hiperactividad e impulsividad, dando como resultado una gran capacidad de autocontrol.

El tercer paso es trabajar las áreas de la corteza cerebral en las cuales se refleja la actividad eléctrica del sistema límbico el encargado de las emociones, actividad que se ve desequilibrada por procesos de frustración y estrés característicos del déficit de atención, su equilibrio se obtiene  inhibiendo el predominio de ondas hi beta aumentadas en diferentes puntos cerebrales.

 

El cuarto paso es regular cualquier otra área de la corteza cerebral en la cual se presenten dificultades, debido al desorden de la actividad eléctrica presentado en este déficit es posible que otras áreas se vean afectadas, en el mapeo cerebral el cual es utilizado como una herramientas de diagnóstico se podrán establecer cuales áreas adicionales se deben entrenar, pues cada caso es particular.

En el caso de los niños que han recibido tratamiento con neurofeedback, "hemos detectado una mejoría significativa en el comportamiento alterado, la atención sostenida y el control de la impulsividad". Además, estos resultados han sido ratificados tanto por los padres en el hogar como por los profesores en el ámbito escolar., "los datos avalan su éxito como una alternativa que no tiene efectos secundarios, no es invasiva  y cuyos efectos registrados clínicamente son muy prometedores", por lo tanto, el neurofeedback constituye un tratamiento eficaz para los afectados con TDAH.

 

Medicación para el déficit de atención

Los medicamentos estimulantes son los tratamientos más ampliamente investigados y comúnmente recetados para el TDAH. Aunque los investigadores no entienden completamente cómo estos medicamentos mejoran los síntomas del TDAH, los estudios indican que el metilfenidato con el nombre comercial Ritalina (el estimulante más comúnmente prescrito) aumenta significativamente los niveles de dopamina en el cerebro. Las personas con TDAH se cree que tienen niveles anormalmente bajos de dopamina en el cerebro

Pero desafortunadamente en los últimos años según investigaciones se han evidenciado efectos secundarios a mediano y largo plazo, a pesar de que la Ritalina y otras drogas aumentan los niveles de dopamina en el cerebro, tambien perturban los sistemas de los neurotrasmisores, inhibiendo la recaptación de la dopamina. (para que este neurotransmisor permanezca por más tiempo en el espacio sináptico).

Las drogas como la cocaina actúan sobre el cerebro de la misma manera. Es decir la Ritalina y demás medicamentos usados en el déficit de atención causan dependencia.

 

Ademas como respuesta  a la medicación el cerebro sufre una serie de adaptaciones debido a que ahora la dopamina está permaneciendo por períodos de tiempo muy largos (a consecuencia de la Ritalina), el cerebro no esta trabajando en un modo normal como se buscaba sino que está generando cambios bruscos, además estudios psicológicos han demostrado que los niños medicados presentan un cambio de conducta, se observó durante diferentes evaluaciones, respuestas emocinales planas y carentes de variedad y frecuencia de expresión emocional propia de la edad. Respondían menos, exhibían menos o ninguna iniciativa o espontaneidad, manifestaban muy pocas indicaciones de interés o aversión, mostraban nula curiosidad, sorpresa, o placer y se les veía carentes de humor. En resumen, mientras los niños estaban bajo tratamiento con estas drogas, estaban relativa, pero indudablemente, indiferentes, carentes de humor y apáticos, pasivos, sumisos, y retraídos socialmente.

Por otro lado, algunos investigadores llegaron a la conclusión que tomar Ritalina no ayuda a que los niños hiperactivos que la toman se desempeñen bien en lo académico, lo que revelan es que la droga ayuda en la ejecución de tareas repetitivas o rutinas que requieran de atención sostenida, pero no mejora ni el razonamiento, ni la resolución de problemas, ni y el aprendizaje; al contrario, pareciera entorpecerse la habilidad para resolver problemas.

Cuando los investigadores han querido determinar si los estimulantes ofrecen beneficios a largo plazo a los niños con déficit de atención, la conclusión es que no se encuentra ningún beneficio. Al contrario, cuando dejan de tomar la Ritalina, los comportamientos que los caracterizan se han exacerbado (por ejemplo la excitabilidad, la impulsividad y el hablar excesivo

 

 

Los estimulantes causan una gran cantidad de efectos adversos tanto físicos, como emocionales y psiquiátricos, que incluyen: mareos, pérdida del apetito, letargo, insomnio, dolores de cabeza, dolor abdominal, anomalías motoras, tics, rechinar de dientes, problemas de la piel, trastornos del hígado, pérdida de peso, supresión del crecimiento, hipertensión, y muerte cardíaca súbita, depresión, ansiedad, apatía, embotamiento general, cambios de humor, crisis de llanto, irritabilidad, sensación de hostilidad frente al mundo, síntomas obsesivo compulsivos, manía, paranoia, episodios psicóticos, y alucinaciones. También se produce una reducción del flujo sanguíneo y del metabolismo de la glucosa en el cerebro.

En conclusión, la Ritalina y sus pares alteran el comportamiento de los niños hiperactivos a corto plazo de una forma en que algunos padres y profesores hayan benéfica; sin embargo estos medicamentos deteriora la vida de ellos de muchas maneras, y pueden tornarlos en adultos con una capacidad reducida de experimentar gozo.

 

 

 

NEUROFEEDBACK VS MEDICACION

El objetivo del neurofeedback es modificar la actividad eléctrica cerebral alterada para un correcto funcionamiento de este mismo modo como efecto también se modifica la química cerebral, logrando cambios positivos duraderos sin efectos secundarios, es decir luego del entrenamiento la persona adquiere un aprendizaje de como modular su actividad cerebral, mientras que la medicación ayuda a mejorar los comportamientos y síntomas asociados con el défict de atención, pero el efecto de estos medicamentos se da solamente por química  y en cuanto el medicamento desaparezca o se detiene, los beneficios también se detienen y los síntomas reaparecen. Ademas genera efectos secundarios psicológicos y físicos. Neurofeedback no altera temporalmente el cerebro con químicos. En realidad cambia los patrones de ondas cerebrales para operar en una gama más normal todo el tiempo.

SÍNTOMAS DEL DÉFICIT DE ATENCIÓN Y/O HIPERACTIVIDAD  Y/O  IMPULSIVIDAD

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad del niño y se debe desarrollar en dos ó más ambientes como en casa y en el colegio. Se da con mayor frecuencia entre los niños que entre las niñas en una proporción 4:1, y lo padecen tanto niños como adolescentes y adultos de todas las condiciones sociales, culturales y raciales.

 

El trastorno se divide actualmente en tres subtipos de acuerdo a las principales características asociadas al desorden: Inatento; hiperactivo-impulsivo y combinado.

DÉFICIT DE ATENCIÓN

A menudo no presta atención suficiente a los detalles y comete errores por descuido tanto en las tareas escolares como en otras actividades.

A menudo tiene dificultad para mantener la atención, para organizar y planear tareas o actividades.

A menudo evita tareas que le requieren esfuerzo mental.

A menudo no sigue las instrucciones que se le indican.

A menudo parece no escuchar cuando se le habla.

A menudo pierde cosas necesarias para las tareas (lápices, libros, ejercicios escolares, agenda).

A menudo es descuidado y olvidadizo en las actividades diarias (lavarse los dientes, vestirse, recoger sus cosas).

A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.

A menudo tiene dificultad para prestar atención a dos estímulos distintos ( por ejemplo, leer lo que está en el tablero y escribirlo en el cuaderno).

 

HIPERACTIVIDAD

A menudo mueve en exceso manos y pies y se retuerce en el asiento.

A menudo le cuesta quedarse sentado cuando lo debe hacer.

A menudo corre o se encuentra muy activo en situaciones inapropiadas.

A menudo le es difícil jugar o participar en actividades de forma tranquila.

A menudo habla en exceso.

A menudo expresa las emociones con mayor intensidad.

A menudo va de un lado a otro sin motivo aparente.

A menudo le cuesta esperar su turno.

 

IMPULSIVIDAD

A menudo actúa sin pensar.

A menudo habla en momentos poco oportunos o responde precipitadamente a preguntas que todavía no se han acabado de formular.

A menudo interrumpe a los demás o se entromete en sus asuntos.

A menudo interrumpe en juegos y explicaciones.

A menudo es poco previsor y olvida planificar.

A menudo se muestra impaciente y tiene dificultad para aplazar una gratificación.

A menudo pierde con facilidad la paciencia.

A menudo tiene mal humor o irritabilidad.

A menudo no sabe perder y se pelea por cualquier cosa.

A menudo destroza sus propias cosas y las de otros.

 

Los síntomas que evidencian un TDA-H pueden presentarse en su totalidad o en parte. El Manual Diagnóstico Estadístico de Enfermedades Mentales DSM-IV, distingue tres subtipos:

Combinado: si al menos 6 de los síntomas de atención y 6 de los síntomas de hiperactividad- impulsividad están presentes por un mínimo de 6 meses.

Predominantemente Inatento: si al menos 6 síntomas de atención, pero menos de 6 en el de impulsividad- hiperactividad están presentes por un mínimo de 6 meses.

Predominantemente Hiperactivo - Impulsivo: Si al menos 6 síntomas de hiperactividad-impulsividad están presentes, pero menos de 6 del ámbito de atención por un mínimo de 6 meses.

Comportamientos y manifestaciones mas habituales del afectado por TDAH

Las manifestaciones o características más habituales de este trastorno se relacionan con los siguientes comportamientos:

 

Su actividad motriz les lleva a levantarse continuamente de su asiento, charlar con los compañeros, hacer ruido... lo que provoca una interrupción constante del profesor

 

Su dificultad de concentración les hace distraerse fácilmente, llevándoles a dedicar más tiempo de lo normal a la ejecución de las tareas escolares y a obtener unos rendimientos más bajos. Ese bajo rendimiento escolar es consecuencia también de una mala memoria secuencial, produciéndoles dificultades de aprendizaje tanto en operaciones aritméticas, como en lecto-escritura.

 

Su impulsividad les suele llevar a un deseo de terminar las tareas lo más rápido posible, lo que provoca que cometan tantos errores, como comerse sílabas o palabras cuando escriben o leen, confundir unas palabras con otras.

 

A todas estas características hay que sumarles el alto grado de frustración que les produce el no realizar  las tareas con la misma rapidez y diligencia de sus compañeros, las continuas quejas de sus profesores, el rechazo de sus compañeros, que en ocasiones les lleva a reaccionar con rabietas o estallidos, mostrándose hacia los demás como una persona con poca capacidad de autocontrol.

 

Todo ello tiene como consecuencia  que les provoque una baja autoestima sobre si mismo apareciendo entonces otros trastornos como la depresión y la ansiedad, trastorno de conducta, trastorno oposicionista desafiante, en definitiva, una detección no temprana les puede conducir a cualquier tipo de conducta antisocial.

CAUSAS DEL DÉFICIT DE ATENCIÓN

El origen del TDAH con exactitud así como los factores específicos que contribuyen a sus aparición se desconocen a día de hoy a pesar de las múltiples investigaciones que se llevan a cabo en este campo. Los estudios hasta la fecha sugieren que no existe una causa única que provoque el TDAH y  las características de su cuadro sintomático, sino que éste se origina, más bien, en respuesta a la interacción de muchas factores durante la etapa gestacionaria.

En este sentido, podemos distinguir entre factores de origen biológico y factores psicosociales-ambientales como posibles agentes desencadenantes, faciliatadores y/o agravantes.

Factores genéticos

Se han demostrado que los factores de origen hereditario explican en un 80% de los casos la aparición del trastorno, siendo la probabilidad de presentar el trastorno mayor si algún progenitor  está afectado, en todo caso no existe una acción genética directa, por lo que un padre tenga TDAH no determina con exactitud que sus hijos vayan a desarrollarlo, tan sólo que existe una probabilidad mayor.

Por estos estudios se afirma que el TDAH no está relacionado únicamente con factores sociales, el entorno del niño y su educación, sino que el origen  del TDAH se debe en buena parte a modificaciones específicas en determinados cromosomas que componen el genoma humano, como explicación más plausible hasta la fecha.

 

 

 

 

Factores psicosociales

Los factores psicosociales pueden influir y modular las manifestaciones del TDAH. Estos factores son: inestabilidad familiar, problemas con amigos, trastornos psiquiátricos en los padres, paternidad y crianza inadecuada, relaciones negativas padres-hijos, niños que viven en instituciones con ruptura de vínculos, adopciones, entre otros.

Algunos estudios relacionan algunos agentes externos como precipitantes o contribuyentes a la aparición del TDAH durante la etapa gestacional (factores Prenatales) o cerca del nacimiento (perinatales) como: el tabaquismo, el estrés y ansiedad maternas durante el embarazo. Pero no existen evidencias científicas concluyentes acerca de que exista una relación directa de causa efecto sobre estas variables.

A pesar de que el estilo de crianza y la educación recibida no es origen del trastorno, si contribuye a agravar los síntomas y la evolución del trastornos en niños que ya presentan el trastorno, por lo que la elección de intervenciones psicológicas, educativas y familiares adecuadas contribuyen a una mejoría de los síntomas y a un mejor pronóstico.

 

 

Factores neuroquímicos

Las teorías explicativas neuroquímicas como origen del TDAH a un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales del córtex prefrontal, los ganglios basales y las conexiones frontoestriadas, lo que provoca fallos en el sistema ejecutivo del cerebro y los mecanismos de inhibición y autocontrol.

Estos fallos en el funcionamiento cerebral se explican debido al desequilibrio de los neurotransmisores dopamina y adrenalina (sustancias químicas del cerebro encargas de transportar la información) que provoca que la producción de estos dos neurotransmisores sea irregular. Este déficit de dopamina y noradrenalina genera problemas en los circuitos reguladores de varias zonas del cerebro como el córtex prefrontal, el cuerpo calloso y los ganglios basales lo que altera el funcionamiento de las funciones ejecutivas, responsables de dirigir el foco de atención, planificar, organizar y regular la conducta e inhibir estímulos irrelevantes del entorno.

Factores neurofisiológicos

En los pacientes con TDAH se han observado alteraciones de la actividad cerebral como: reducción del metabolismo/flujo sanguíneo en el lóbulo frontal, córtex parietal, striatum y cerebelo; aumento del flujo sanguíneo y actividad eléctrica en la córtex sensoromotora; activación de otras redes neuronales y déficit en la focalización neuronal.

Factores biológicos adquiridos

El TDAH puede adquirirse o modularse por factores biológicos adquiridos durante el periodo prenatal, perinatal y postnatal, como la exposición intrauterina al alcohol, nicotina y determinados fármacos (benzodiazepinas, anticonvulsivantes), la prematuridad o bajo peso al nacimiento, alteraciones cerebrales como encefalitis o traumatismos que afectan a la córtex prefrontal, una hipoxia, la hipoglucemia o la exposición a niveles elevados de plomo en la infancia temprana. También se ha asociado con alergias alimentarias (aditivos), aunque se necesitan más investigaciones al respecto.

 

Toda la información e imágenes son propiedade de

 NEUROTRAINING CENTER

Términos y condiciones legales de privacidad