NEUROTRAINING CENTER

 

6474747 - 314 4847000 - info@neurotrainingcenter.com

Quizás uno de los factores que caracteriza al ser humano sea la capacidad de sentir dolor físico o pensar sobre él. El dolor es una sensación desagradable que generalmente constituye una señal de alarma con respecto a la integridad del organismo. Para el Diccionario de la Lengua Española es una “sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”, pero también un “sentimiento de pena y congoja”. Estas dos acepciones recogen fielmente las vertientes con que el término es empleado comúnmente: el dolor físico y el dolor moral.

La asociación internacional para el estudio del dolor (IASP) plantea como definición de dolor la siguiente: «El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable relacionada con un daño tisular real o potencial, y descrita en términos de dicho daño». Se puede notar cómo esta definición es lo suficientemente amplia, dejando claro que el dolor es siempre un proceso subjetivo relacionado con lo emocional y que no es necesario que exista un daño tisular real para que una persona experimente dolor.

Hay diferentes formas de clasificar los síndromes dolorosos, algunas de ellas también desde perspectivas diferentes. En realidad, en muchos pacientes coexisten diferentes tipos y causas de dolor.

EL DOLOR AGUDO

 

El dolor puede ser agudo, si dura poco tiempo, o crónico, si dura más, a veces incluso de por vida.

El dolor agudo es un dolor de corta duración que suele tener una causa fácilmente identificable. Este tipo de dolor normalmente se origina fuera del cerebro (en el sistema nervioso periférico), pero se procesa e interpreta en él (por parte del sistema nervioso central). De hecho, el dolor agudo actúa como una señal de advertencia de un daño actual o próximo: es la respuesta fisiológica normal ante un estímulo adverso o perjudicial que causa el dolor. Este estímulo puede ser mecánico (una fractura ósea), térmico (una quemadura) o químico (debido a una reacción inflamatoria en el cuerpo durante una enfermedad aguda, piense en los dolores musculares de una gripe o los dolores articulares de la artritis). Suele responder bien a los analgésicos y por tanto su duración es limitada.

EL DOLOR CRÓNICO

 

 

El dolor crónico suele ser independiente de la causa original del dolor. Es posible que la causa del dolor ya no exista, pero que los nervios sobreexcitados sigan notificando dolor al cerebro. La percepción del dolor puede incluso independizarse por completo del estímulo original, con lo que en ese caso la señal de dolor pierde su función de advertencia. De ese modo el dolor constante o intermitente dura más que su propósito: ya no ayuda al cuerpo a evitar el daño. También se habla de cronificación del dolor o círculo vicioso cuando unos estímulos de dolor sin tratar provocan respuestas de dolor adicionales. Por tanto, el dolor crónico suele ser mucho más difícil de tratar que el agudo; debería considerarse una enfermedad en sí mismo.

 

Existen nuevas evidencias de que el dolor persistente produce un daño central en la médula espinal y el cerebro, lo que ocasiona cambios permanentes (memoria del dolor), incluso tras la desaparición del estímulo perjudicial.

En términos más simples el dolor agudo es un dolor real producido por cualquier tipo de lesión, enfermedad, etc, y el dolor crónico es un dolor por una causa que ya no existe, por ejemplo, el dolor ocasionado por una lesión muscular debería durar únicamente mientras la lesión sana, pero el dolor actúa desregulando la actividad eléctrica cerebral sensorial, así que aun después de haber sanado la lesión el cerebro hace una mala interpretación de la información que le envían los nervios de la zona anteriormente afectada y entonces sigue percibiendo este dolor como real, y además lo refuerza es decir que hace que sea más intenso. Es en este momento en que un dolor agudo pasa a ser un dolor crónico.

 

Neurofeedback tiene como objetivo formar y equilibrar el cerebro y al cuerpo para lograr un funcionamiento y una salud óptima. Una manera de terminar con el ciclo de auto-refuerzo del dolor crónico es redefinir la forma en que el cerebro interpreta los impulsos nerviosos y permite su sensibilidad para volver a los niveles normales. Estudios de resultados clínicos indican que el neurofeedback  puede ser utilizado para romper el ciclo y dar lugar a una disminución o la eliminación total del dolor crónico.

 

                                                                                 

 

 

Mediante el mapeo cerebral que realizamos que es básicamente una prueba no invasiva que mide los impulsos eléctricos de su cerebro. Utilizamos esta información para comprender su funcionamiento cerebral y la sintomatología, así como para diagnosticar y crear planes de tratamiento individualizados. El procedimiento se realiza sin ningún tipo de medicación y es completamente indoloro. Con los resultados podemos saber exactamente la areas de la corteza cerebral en donde se encuentran alteraciones en la actividad eléctrica. Al entrenar con neurofeedback se aprende a regular sus ondas cerebrales, el cerebro es recompensado y aprende a encaminarse hacia un nivel más deseable de funcionamiento.

El entrenamiento con Neurofeedback es usado para el tratamiento de diferentes dolores, el dolor de espalda crónico, dolores de cabeza crónicos (tales como dolor de cabeza de la migraña y la cefalea crónica diaria.), fibromialgia, trastornos de dolor miofacial y otros trastornos de los músculos y las articulaciones.

 

 

 

Toda la información e imágenes son propiedade de

 NEUROTRAINING CENTER

Términos y condiciones legales de privacidad